Primavera escrita en invierno y publicada en verano

Cerezo en flor. Fuente: www.ritapouso.com

Cerezo en flor. Fuente: www.ritapouso.com

Del polen que quedó enganchado a las patas de la abeja
cuando el insecto fue a beber del néctar de la flor,
ya solo queda la azucena.

De la semilla que mi abuela plantó en el terreno de Vigo
cuando el hueso fue el despojo de un tentempié entre horas,
ya solo queda el níspero.

De la gota que irrigó raíces
cuando cayó de la hoja de un árbol caducifolio,
ya solo queda el almendro.

De la sonata número 5 en Fa Mayor que impregnó violines y pianos
cuando Beethoven ya padecía una creciente sordera,
ya solo queda la primavera.

Anterior

Lo que no es un padre

Siguiente

Protegido: Chiqui

2 comentarios

  1. Magui

    Amor mio, estaba deseando que volvieras a escribir. Precioso.

  2. Minerva

    Margarita mi amor, que bonito!!! Se hace corto!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright © 2022 ritapouso